atrás   Atrás/Enrere 

una caja para oculares y accesorios

 

     

 

 

 

Cuando se sale a observar hay que procurar no olvidarse nada en casa que podamos necesitar durante la noche, ya que un olvido puede dar al traste con una noche de observación. Para evitar esto, hay que ser metódico. Para mis salidas, además del telescopio, la comida y la bebida, dispongo de:

  • Una cartera con el ordenador personal, prismáticos, cartas celestes, un cuaderno de notas y algo de material de escritorio.

  • Una pequeña caja de plástico como las que se encuentran en las ferreterías, con muchos departamentos en los que hay un juego de herramientas básicas, un juego completo de tornillos y tuercas de los tamaños que hay en mi telescopio (si se extravía uno en la oscuridad no me quedo tirado), y también pilas de repuesto para los distintos aparatos que llevo. 

  • Una maleta acolchada con los accesorios ópticos tales como oculares, barlows, filtros, buscador polar, webcam, etc.,  y pequeños accesorios como el mando del motor del telescopio, adaptadores, un cronómetro, una grabadora de mano, linternas, alimentadores, etc.

En esta pequeño trabajo explico el modo en que adapté una maleta metálica de fotógrafo, de las que se venden en los comercios, a mi caso particular.

La maleta tiene unos separadores regulables para ajustar los compartimentos a las necesidades de cada uno, pero éstos no son tan altos como ella. Así pues, la maleta es lo suficientemente profunda para dividirla en dos pisos. De modo que con chapa de madera confeccioné una bandeja que acopla en el interior de la maleta .

En una tienda mayorista de plásticos y derivados adquirí la espuma, que se vende cortada en cuadros de diferentes tamaños hasta un máximo de 100 x 50 centímetros. Se encuentra disponible en diferentes grosores densidades y colores.

En mi caso los cuadrados de espuma eran un poco mayores que la maleta, tenían 5 centímetros de grosor y eran de la máxima densidad.

Sobre un papel igual de grande que la espuma, conviene planificar primero la disposición de las distintas piezas para optimizar el espacio y evitar sorpresas cuando se trabaje con ella.

Para el corte de la espuma para acoplarla al tamaño de la maleta utilicé un buen cuchillo jamonero bien afiliado. Al trabajar con espuma más densa, se evita al máximo su deformación al actuar el cuchillo sobre ella. De todos modos, mejoré la facilidad de corte calentando en una llama el filo del cuchillo breves segundos. Esto es tanto más útil cuando se trata de hacer cortes pequeños o formas difíciles.

Para los oculares, he utilizado unos tubos de latón fino de diámetros apropiados, a los que afilé uno de los extremos con lija. Posteriormente se calienta dicho extremo en la llama y se aplica sobre la espuma con un movimiento de rosca. Si llega un momento en que no avanza, se extrae y se vuelve a calentar.

Para quien se anime, el comercio donde compré la espuma es TOVSI, S.A.  www.tovsi.com

¡ Manos a la obra !

 

 

 

   atrás   Atrás/Enrere