atrás   Atrás/Enrere 

El Observatorio Astronómico de la Universidad de Valencia

Cien años de historia, 1909-2009

El día más triste

Un trágico suceso dio al traste con todo lo conseguido hasta entonces. La noche del 12 de mayo de 1932, sobre las diez menos veinte, se produjo un formidable incendio en la Universidad, que se inició en el Laboratorio Química Analítica, propagándose rápidamente por toda la galería superior hacia el Museo de Historia Natural, las aulas de Ciencias y el Observatorio Astronómico.

Los vecinos de la calle Salvá comenzaron a gritar al ver que salían llamas, que alertaron al bedel, cuyo hijo llamó a los bomberos, que tardaron apenas tres minutos en llegar al lugar, pero sólo acudió un coche de bomberos ya que los demás no estaban en condiciones. Al conectar las mangueras, el agua no salía por falta de presión. En las tomas cercanas de agua no había válvulas. Se requirió la presencia de los tanques de agua de la limpieza pública, pero respondieron que no podían actuar sin orden del alcalde. Finalmente, tras media hora de desconcierto se enviaron los camiones cuba a recoger agua de las acequias de Mestalla y Moncada, con el consiguiente retraso en la extinción.

Viéndose que todo podía ser pasto de las llamas, el rector, con todo el Claustro de profesores, los estudiantes y gran número de obreros y voluntarios, trabajaron denodadamente por salvar los ejemplares del Museo y la Biblioteca.

 INCENDIO DE LA UNIVERSIDAD EL 12 DE MAYO DE 1932.  A LA IZQUIERDA EL PATIO DEL CLAUSTRO. A LA DERECHA LA CÚPULA DEL OBSERVATORIO DEVASTADA POR EL FUEGO

ARCHIVO UNIVERSIDAD DE VALENCIA

Este hecho fue memorable, ya que muchas personas pusieron su vida en peligro para salvar lo que se pudiera. Se organizaron hileras de gente para extraer primeramente los códices, incunables, el mapa de Ptolomeo y valiosísimos libros de la Biblioteca. Se rompían vitrinas a puñetazos para recuperar aves, fósiles y demás fondos del Museo de Historia Natural, fruto del trabajo de muchos profesores a la largo de un siglo, logrando salvar entre 50 y 60 ejemplares. Todo ello se fue sacado al patio o lanzado al mismo desde las ventanas, recogiéndose sobre mantas extendidas, para ponerlo a salvo en el Colegio del Patriarca. 

ESTADO EN QUE QUEDÓ EL EDIFICIO TRAS EL INCENDIO. SE APRECIA EL OBSERVATORIO ARRIBA A LA IZQUIERDA DE LA IMAGEN

ARCHIVO UNIVERSIDAD DE VALENCIA

IMAGEN ACTUAL DEL CLAUSTRO DEL MISMO EDIFICIO UNIVERSITARIO DE LA CÉNTRICA CALLE DE LA NAVE

ARCHIVO DEL AUTOR

El reloj, cuya maquinaria se fundió, marcaba las 9’30. a las 11’30 llegaba el alcalde que fue recibido con pitidos y protestas. Cerca de la medianoche los bomberos consiguieron dominar el fuego, aunque continuaron trabajando tres o cuatro horas más. 

Toda la parte del edificio recayente a la calle de Salvá fue pasto de la llamas. Parte de la biblioteca de Ciencias quedó destruida, así como el Observatorio, cuya cúpula de cartón piedra ardió como una falla en pocos minutos. Se perdieron la mayor parte de instrumentos, exceptuando el refractor Grubb. 

LOS DIARIOS DE LA ÉPOCA SE HICIERON ECO DEL APARATOSO INCENDIO QUE PADECIÓ LA UNIVERSIDAD EL 12 DE MAYO DE 19232.

EN LAS IMÁGENES, LOS DIARIOS "EL MERCANTIL VALENCIANO" Y "LA CORRESPONDENCIA DE VALENCIA" (cortesía del Archivo de la Universidad de Valencia), ASÍ COMO EL DIARIO ABC (cortesía del archivo digital de ABC). )

Hubo momentos de confusión horribles. La falta de agua de baja presión y las deficiencias y abandono del material con que contaban los bomberos, avivó una fuerte polémica con evidente implicaciones políticas. Durante la mañana siguiente se fue concentrando en el lugar, de forma espontánea, un gran gentío entre profesores, estudiantes de todas las escuelas y ciudadanos indignados en general.

PROTESTA CIUDADANA CONTRA EL ALCALDE VICENTE ALFARO POR SU INEFICACIA ANTE EL INCENDIO.

FOTO DE JOSÉ C. SIGÜENZA

ARCHIVO GENERAL DE LA ADMINISTRACIÓN,  ALCALÁ DE HENARES

Sobre las siete de la tarde iniciaron una manifestación que llegó hasta la puerta del ayuntamiento, donde pidieron la destitución del alcalde Vicente Alfaro. Fueron duramente dispersados por la guardia de asalto y hubo varios detenidos. Esa misma noche, en los terrados de cientos de viviendas de la ciudad se oyeron los pitos y la cacerolada con que los ciudadanos reiteraron su protesta. En cambio, la abnegada y entregada labor de los bomberos, quedó fuera de cuestionamiento alguno.

Del incendio, lo único que se salvó fue el anteojo meridiano que hoy todavía se conserva en las dependencias del obseratorio. La Universidad se quedaba sin Observatorio, situación que se prolongaría catorce años más, ya que cuatro años después se inició la guerra civil, con la posterior etapa de posguerra y consiguiente inactividad.

Tras el fallecimiento de Tarazona, se hizo cargo de la dirección del Observatorio el catedrático de Física general Juan Antonio Izquierdo, que fue integrante del patronato que administró el legado de Tarazona. Tras el fallecimiento de éste el 17 de octubre de 1926, el continuador de la labor sería el Dr. Vicente Martí Ortells, nombrado director del Observatorio el 1 de diciembre de 1926. Fiel colaborador de Tarazona, el nuevo director inició las gestiones para emprender la reconstrucción del Observatorio.

El primer traslado

En 1946 sus instalaciones se trasladaron al nuevo edificio de la Facultad de Ciencias en el Paseo al Mar (hoy avenida de Blasco Ibáñez), actual sede del Rectorado en un edificio emblemático construido por el arquitecto Mariano Peset Aleixandre entre 1935 y 1944. Allí se encontró un mayor desahogo en cuanto a instalaciones además de estar en una zona más alejada del centro de la ciudad. El edificio se encuentra coronado por la cúpula original de la Calle la Nave (provista una nueva cubierta de hierro) con el refractor Grubb superviviente del incendio. Bajo la misma, en una sala circular se alojó la biblioteca. 

DOS IMÁGENES DEL OBSERVATORIO EN SU EMPLAZAMIENTO EN EL PASEO AL MAR (HOY AVENIDA DE BLASCO IBÁÑEZ), ANTIGUA SEDE DE LA FACULTAD DE CIENCIAS Y ACTUAL SEDE DEL RECTORADO. ACTUALMENTE ALBERGA EL MUSEO DEL OBSERVATORIO

EL TELESCOPIO EN LA DÉCADA DE 1970 EN EL EDIFICIO DEL PASEO AL MAR

ARCHIVO UNIVERSIDAD DE VALENCIA

El 2 de noviembre de 1951, se produce la jubilación del Dr. Martí Ortells. A pesar de los intentos por mantener el Observatorio en funcionamiento por parte de diversas personas (los doctores Mariano Aguilar, Vicente Albero, José Martínez Carrillo, entre otros), la actividad del mismo iría menguando hasta cesar totalmente hacia mediados de la década de los 60, agravada esta situación por la falta de dotación presupuestaria. Durante este sombrío periodo se produciría un deterioro del material e instalaciones.

EL PROFESOR D. ÁLVARO LÓPEZ EMPRENDIÓ LA PUESTA EN MARCHA DEL OBSERVATORIO EN LA DÉCADA DE 1970

En el curso académico 1967-68 se creó la Sección de Ciencias Matemáticas en el seno de la Facultad, con las asignaturas de Matemáticas y Geodesia. Ello supuso un aporte de personal que permitiría retomar las actividades del Observatorio. A principios de 1968, el licenciado en Ciencias Químicas D. Álvaro López acometió los trabajos de restauración del instrumental, instalaciones y biblioteca, ayudado por algunos alumnos de las recién creadas asignaturas.

En aquel momento, las instalaciones se habían reducido al mínimo, contando con la cúpula con el ecuatorial Grubb, el despacho inferior, el cuarto de revelado y dos pequeñas estancias para almacén en los que se ubicaban el péndulo astronómico y repetidor. En 1972, se pudieron ocupar algunas dependencias más y se acometieron obras de ampliación del laboratorio de revelado, se acondicionó un despacho como Seminario de Astronomía y se habilitaron dos talleres, uno de propósito general y otro para ubicar el péndulo de pulido de espejos.

Poco a poco se fue ampliando la dotación de personal con diversas incorporaciones. En 1968 el licenciado en Físicas D. José Luis Valdés se hace cargo del taller y se ocupa de la opuesta apunto de los instrumentos existentes, así como del desarrollo de otros nuevos. Entre 1970 y 1972, se incorporaron D. José V. Arnau, D. Francisco del Val y Dª Cristina Zaragoza.

Comienzan a llegar las primeras dotaciones económicas en bastante tiempo, que permiten diversas adquisiciones. En 1969 un sistema óptico acromático y un juego de filtros para la cámara solar “Ross”, así como una nueva cámara “Compur” dotada de placas de 6x9 cm. También se adquiere un objetivo fotográfico y se monta una cámara estelar con placas de 12x12 cm.

En 1970 se diseña y construye un dispositivo de seguimiento lateral para observación simultánea a la obtención de placas estelares con el ecuatorial Grubb. También se adquiere una cámara reflex Canon FT-QL y un fuelle Canon Bellows FL para fotografía a foco primario, además de red de difracción “Earling” de 600 lineas/mm sobre vidrio para un futuro espectroscopio.

DISPOSITIVO PARA EL DESBASTADO Y PULIDOS DE VIDRIOS PARA TELESCOPIOS CONSTRUIDO EN 1971

ARCHIVO UNIVERSIDAD DE VALENCIA

Paralelamente se procedió a desmontar, limpiar, niquelar y repintar el ecuatorial, aprovechando para eliminar descompensaciones de peso producidas por la cantidad de accesorios que se le iban acoplando. Esencialmente se corrigió el problema reubicando la cámara estelar en un riel en paralelo al tubo principal. La última tarea de reacondicionado fue abordada en el verano de 1970, consistente en el repintado de la cúpula aprovechando que el ecuatorial estaba aún desmontado.

De nuevo en 1971 de monta el ecuatorial Grubb en su emplazamiento, así como sus accesorios. Ese mismo año se diseña y construye un disco giratorio horizontal de 50 cm de diámetro que permite, mediante un sistema de poleas movido por un motor, efectuar trabajos de desbastado y pulido de vidrios para celostatos y objetivos de telescopios reflectores. Para las primeras pruebas se emplean discos de 300 mm de diámetro y 25 mm de espesor.

Se adquiere una ampliadora para el laboratorio y un proyector de diapositivas. Por último, otras compras de material, herramientas y utillaje diversos completan en este periodo la dotación del taller de mecánica del Observatorio.

En 1972 se prosigue con la línea iniciada de tallado y pulido de espejos, construyéndose un aparato de Foucault, al tiempo que se diseña y encarga la construcción de un esferómetro de mercurio para controlar las superficies ópticas.

Poco a poco, durante la década de los 70 el Observatorio va conociendo un incremento en actividad y en número de colaboradores, se realizan las prácticas de los alumnos del Seminario de Astronomía los cuales ayudan en algunas de las tareas.

En este periodo, también se acomete la puesta a punto de la biblioteca, la cual había quedado abandonada como el resto del Observatorio. Primeramente se realiza una clasificación y catalogación de todo lo existente, de modo que permita localizar cualquier obra, bien por materia o bien por autor. 

TRAS SU RESTAURACIÓN, EL DESPACHO DEL DR. TARAZONA SE EXPONE EN EL MUSEO DEL OBSERVATORIO. EN EL CENTRO EL PÉNDULO ASTRONÓMICO DE TIEMPO MEDIO DE REIFLER Y STRASSER & ROHDE ADQUIRIDO EN 1911. A LA DERECHA, DETALLE DEL MISMO

Para paliar las carencias de fondos bibliográficos actualizados, se procedió a la adquisición de diversos volúmenes de Mecánica Celeste, Astronomía, Astrofísica y Geodesia. También se adquirieron los volúmenes de la década 1960-1970 del Astronomical Journal, Astrophysical Journal y Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. Se formalizó la suscripción a dichas publicaciones desde ese momento para asegurar su continuidad y, en 1971, se amplió a Celestial Mechanics y Astronomy and Astrphysics Abstracts. Además, se inició el intercambio de publicaciones con diversas instituciones, lo que contribuyó a aumentar los fondos de la biblioteca.

En lo relativo a la actividad observacional, ésta se retoma poco a poco. En 1971 se obtienen las primera placas fotográficas de la zona de la Eclíptica, dentro de un programa que intenta fotografiarla por completo. En las prácticas con alumnos, se obtienen imágenes del Sol, la Luna y algunos planetas. También se prueba el sistema de seguimiento lateral obteniéndose algunas imágenes de campos estelares.

 

 

CUATRO DETALLES DEL TELESCOPIO GRUBB. EL SISTEMA DE RELOJERÍA QUE PERMITE EL SEGUIMIENTO EN ASCENSIÓN RECTA, LA INSCRIPCIÓN DEL FABRICANTE DEL INSTRUMENTO, EL PORTAOCULARES Y LOS MANDOS DE BLOQUEO DE LOS EJES Y, POR ÚLTIMO, EL SISTEMA DE LECTURA DE CÍRCULOS GRADUADOS ILUMINADOS

El 25 de febrero de 1971 se realiza la observación del eclipse de Sol, visible como parcial desde Valencia. Se obtienen imágenes en color del evento utilizando el prisma solar, un filtro de celuloide y la cámara de fuelle.

También se retomaron las tareas de divulgación desde 1972, a través de publicación de reseñas y artículos en la prensa local, conferencias en colegios e institutos, así el apoyo en la creación de la Asociación Valenciana de Astronomía.

 


 Atrás/Enrere